Las 500 dudas más frecuentes del español

Los hablantes de la lengua española nos enfrentamos a menudo con vacilaciones y dudas cuando pretendemos usar de manera correcta este idioma: ¿Los nombres propios tienen una forma ortográfica fija? ¿Se dice horas extras u horas extra? ¿Los apodos van entre comillas? ¿Se dice veintiún personas o veintiuna personas? ¿Cuál es la forma correcta : los asuntos a tratar o los asuntos por tratar? ¿Cómo se dice: dudo que venga o dudo de que venga? ¿Significa lo mismo islamista que islámico? ¿Está bien usado en español el verbo “linkar”? ¿Se puede utilizar la @ para referirse a los dos géneros a la vez? ¿Cómo se dice: tú eres el que decides o tú eres el que decide?500 dudas más frecuentes del españolEstructurado en forma de preguntas y respuestas, Las 500 dudas más frecuentes del español aborda una amplia gama de temas: las nuevas normas de acentuación, los signos de puntuación, las abreviaturas, la concordancia en la oración, el uso de las preposiciones, el queísmo y el dequeísmo, el leísmo, el laísmo y el loísmo, los extranjerismos, los errores en el significado, etc.

Por su orientación práctica, la obra va acompañada de abundantes ejemplos, junto con las explicaciones de las causas de los errores. El libro ofrece respuestas claras, directas y ajustadas a la norma académica actual. En definitiva, Las 500 dudas más frecuentes del español pretende convertirse en una herramienta que ayude al lector a resolver sus incertidumbres.

Detalles del producto

  • Tapa blanda: 560 páginas
  • Editor: Espasa Calpe; Edición: 1 (15 de octubre de 2013)
  • Colección: GUÍAS PRÁCTICAS DEL INSTITUTO CERVANTES
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8467039817
  • ISBN-13: 978-8467039818
  • Clasificación en los más vendidos de Amazon: nº 235 en Libros (Ver el Top 100 en Libros)

Dónde comprar: Amazon.com

Anuncios

La ortografía de las redes sociales en la mira de los lingüistas

http://www.ivoox.com/ortografia-redes-sociales-la_md_3498167_wp_1.mp3″
Lingüistas aseguran que el fin del buen escribir en las aplicaciones de mensajería puede penetrar otros escenarios de la vida diaria.
 Redes SocialesEscribir hoy en día es una acción recurrente en el uso de aplicaciones, nuevas tecnologías e internet y podría plantearse dependiendo del contexto y del tipo de ejercicio que se haga, por ejemplo, en un chat o en Twitter.

Para el profesor Daniel Cassany, docente español y referente internacional de lingüística, esta es una dinámica que depende también del tipo de programa que se utilice para escribir.

El experto participa en el “XXVIII Congreso Nacional de Lingüística, Semiótica y Literatura y II Congreso Internacional de Lingüística”, organizado por la Universidad Nacional en el marco de los 30 años del Departamento de Lingüística.

El investigador pone de ejemplo las conversaciones hechas en plataformas de chat como WhatsApp o Facebook, en las que no existe ortografía para las palabras y estas pueden combinarse con abreviaciones para darse a entender. Por ejemplo, en lugar de escribir “por qué” o “porque” se escribe “pq” o “xq”.

En este caso, se podría hablar del fin de una lengua estándar y de la ausencia de reglamentación del buen escribir, fenómenos que pueden generar que los errores ortográficos se conviertan en constantes en otro tipo de espacios.

No obstante, hay ejemplos de autores que no ven con ojos negativos esta forma de expresarse a través de mensajes escritos. El profesor Cassany toma como modelo el libro Txtng, the Gr8 Deb8, de David Crystal, en el que se plantea un “reciclaje” de formas de escritura antiquísimas, poniendo como ejemplo a los griegos, quienes utilizaban abreviaturas.

También hay otros trabajos como el de las investigadoras Clare Wood y Beverly Plester, mencionadas por el investigador, quienes demostraron que el uso de dispositivos móviles por parte de niños y jóvenes, durante 3 o 4 años, mejora su lectura, ortografía y vocabulario e incrementa la práctica de la escritura.

Sin embargo, hay que tener cuidado, pues no todos los programas en red admiten formas originales de escribir.

“Esto ocurre, por ejemplo, en Twitter, donde te lee todo el mundo y un error de ortografía sería imperdonable, tus seguidores te lo recriminarían. No sucede como en Facebook, donde tú escoges quién puede ver tus publicaciones”, señaló el investigador español.

Tomado de: El Espectador Whatsapp en el ojo del huracán. Vea también: Juez brasileño decidió bloquear Whatsapp

La ortografía que no corrige el ordenador

Ortografia super fácil del español

El especialista en lingüística e investigador español, Leonardo Gómez Torrego, es el autor del manual "Ortografía súper fácil de la lengua española", editado por Espasa. Gómez asegura que este texto ayuda a resolver en un minuto todas las dudas sobre cómo escribir correctamente en español.

La obra está compuesta de 63 páginas. Es un pequeño manual de profundo contenido, caracterizado, al mismo tiempo, por su lenguaje claro y conciso. Resume las normas de la lengua española que actualmente están en vigencia y responde de forma rápida las inquietudes de cualquier persona que pudiera estar incomodada con alguna duda causada por una frase, palabra o expresión.

La obra está compuesto por pequeños capítulos que hablan sobre la ortografía de las letras, las sílabas y las palabras. También contiene reglas de acentuación y puntuación. Dudas como: ¿qué diferencia existe entre por que, porqué y por qué? ¿El adverbio solo lleva acénto [sólo]? ¿Como devemos escribir la palabra arcoiris o arco iris?

Gómez Torrego  es investigador de Instituto de Lengua, Literatura y Antropologia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y autor de varios libros sobre lingüística como “Ortografía práctica del español”, “Las normas académicas: últimos cambios” o “Hablar y escribir correctamente”.

 

(Agencia EFE)

¿Cómo enseñar ortografía?

El profesor Daniel Gabarró nos enseña y nos muestra algunas sugerencias bastante interesantes para reducir las faltas ortográficas de los estudiantes hasta en un 80%, haciendo uso, en gran parte, de las técnicas de la neurolingüística, como la memoria visual.