Champillion, el más grande de los egiptólogos

Jean-François Champollion (Figeac, 23 de diciembre de 1790 – París, 04 de marzo de 1832) fue un lingüista e egiptólogo francés. Científico e investigador de extraordinaria capacidad y dedicación. Es considerado el padre de la egiptología y es a él a quien se debe la decodificación de los jeroglíficos egipcios, dando a conocer las maravillas artísticas y arqueológicas de los antiguos textos egipcios, revelando al mundo el secreto de sus misteriosos y profundos contenidos.

Champollion

Champollion estudió todas las lenguas que conducían al pasado de Egipto, especialmente después del descubrimiento de la llamada Piedra Roseta, el 15 de julio de 1799, por uno de los soldados del famoso ejército napoleónico, durante una campaña a Egipto. Después de los trabajos de Champillion, todo quedó más claro. Ahora era solo seguir el camino trazado por él. Como consecuencia, los estudios sobre la antigua cultura egipcia fueron “parametrizados”, organizados y estructurados, de forma tal que los principios científicos fueron observados y respetados, trayendo grandes beneficios al estudio y a la comprensión de las antiguas culturas semíticas y camíticas, especialmente.

Desciframiento de la piedra de Rosetta

Historia de Chompallion, contado por Carl Sagan
Vídeo sobre el descubrimiento de la Piedra Roseta
Anuncios

Historia general de los Estados Unidos y su relación con la cultura hispánica

Imagen

El descubrimiento

Alrededor del año 1000, un grupo de vikingos islandeses bajo el mando de Leif Ericson navegaron hacia la costa oriental de América del Norte. Arribaron a un lugar que llamaron Vinlandia. En la provincia canadiense de Terranova se han encontrado vestigios de una colonia vikinga. Es probable que los vikingos también hayan visitado Nueva Escocia y Nueva Inglaterra. Sin embargo, no lograron fundar colonias perrnanentes y pronto perdieron contacto con el nuevo continente.

Quinientos años más tarde, la necesidad de incrementar el comercio y un error de navegación propiciaron un nuevo encuentro con el continente americano. A finales del siglo XV había en Europa una gran demanda de especies, textiles y tinturas de Asia. Cristóbal Colón, marino italiano, creyó erróneamente que podría llegar al Lejano Oriente navegando 6.400 kilómetros hacia el oeste partiendo de Europa. En 1492, persuadió a los reyes de España para que le financiaran el viaje. Colón navegó hacia occidente pero no llegó a Asia sino a una de las Islas Bahamas en el Caribe. Colón llegó a explorar la mayor parte del área caribeña. Jamás alcanzó el Lejano Oriente; pero en cambio regresó a Europa con oro, y en el lapso de 40 años los avaros aventureros españoles habían conquistado un enorme imperio en Centro y Suramérica. Los españoles también fundaron algunas de las primeras colonias norteamericanas: San Agustín en Florida (1565), Santa Fé en New Mexico (1609), y San Diego en California (1769).

Sigue leyendo

Un salto al vacío que muda la historia

Felix Baumgartner, un austríaco, se lanza al vacío desde la estratosfera y rompe la barrera del sonido al caer a una velocidad de 1.173 km/h. Acompaña esta historia viendo el vídeo y practica tu conocimiento del idioma español.

La letra “ñ” también es gente

La culpa es de los gnomos que nunca quisieron ser ñomos. Culpa tienen la nieve, la niebla, los nietos, los atenienses, el unicornio. Todos evasores de la eñe. ¡Señoras, señores, compañeros, amados niños! ¡No nos dejemos arrebatar la eñe! Ya nos han birlado los signos de apertura de interrogación y admiración. Ya nos redujeron hasta la apócope. Ya nos han traducido el pochoclo. Y como éramos pocos, la abuelita informática ha parido un monstruoso # en lugar de la eñe con su gracioso peluquín, el ~. ¿Quieren decirme qué haremos con nuestros sueños? ¿Entre la fauna en peligro de extinción figuran los ñandúes y los ñacurutuces? ¿En los pagos de Añatuya cómo cantarán Añoranzas? ¿A qué pobre barrigón fajaremos al ñudo? ¿Qué será del Año Nuevo, el tiempo de ñaupa, aquel tapado de armiño y la ñata contra el vidrio? ¿Y cómo graficaremos la más dulce consonante de la lengua guaraní? “La ortografía también es gente”, escribió Fernando Pessoa. Y, como la gente, sufre variadas discriminaciones. Hay signos y signos, unos blancos, altos y de ojos azules, como la W o la K. Otros, pobres morochos de Hispanoamérica, como la letrita segunda, la eñe, jamás considerada por los monóculos británicos, que está en peligro de pasar al bando de los desocupados después de rendir tantos servicios y no ser precisamente una letra ñoqui. A barrerla, a borrarla, a sustituirla, dicen los perezosos manipuladores de las maquinitas, sólo porque la ñ da un poco de trabajo. Pereza ideológica, hubiéramos dicho en la década del setenta. Una letra española es un defecto más de los hispanos, esa raza impura formateada y escaneada también por pereza y comodidad. Nada de hondureños, salvadoreños, caribeños, panameños. ¡Impronunciables nativos! Sigamos siendo dueños de algo que nos pertenece, esa letra con caperuza, algo muy pequeño, pero menos ñoño de lo que parece. Algo importante, algo gente, algo alma y lengua, algo no descartable, algo propio y compartido porque así nos canta. No faltará quien ofrezca soluciones absurdas: escribir con nuestro inolvidable César Bruto, compinche del maestro Oski. Ninios, suenios, otonio. Fantasía inexplicable que ya fue y preferimos no reanudar, salvo que la Madre Patria retroceda y vuelva a llamarse Hispania. La supervivencia de esta letra nos atañe, sin distinción de sexos, credos ni programas de software. Luchemos para no añadir más leña a la hoguera dónde se debate nuestro discriminado signo.
Letra es sinónimo de carácter. ¡Avisémoslo al mundo entero por Internet! La eñe también es gente.

 

Tomado de: http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

Teoría del Caos y el Efecto Mariposa