El objetivo de la educación, según Chomsky

Noam Chomsky discute el objetivo de la educación, el impacto de la tecnología y si la educación debe ser percibida como un costo o como una inversión. Discute también el valor de las evaluaciones estandarizadas. Esta es una entrevista que fue presentada en la Conferencia Aprendizaje sin Fronteras (Learning Without Frontiers Conference), el 25 de enero de 2012, en Londres.

La Etimología

La Etimología estudia el origen y la formación de las palabras. Este estudio se funda en el conocimiento de la raíz o raíces de las palabras y los demás elementos que las integran. El estudio de las etimologías de las palabras es importante, porque nos sirve para interpretar la significación y la ortografía de estas.

Con la raíz orto, que significa “correcto”, podemos formar las palabras compuestas:

Ortografía – correcta escritura

Ortología – arte de pronunciar correctamente

Ortodoxo – conforme con la verdadera doctrina

Ortopedia – arte de corregir las deformidades del cuerpo, especialmente en los niños

Ortópteros – insectos de alas derechas

Observe la escritura de las siguientes palabras:

· Biología · bioquímica
· anfibio · biólogo
· biografía · microbio

En todas estas palabras se encuentra la raíz bio,que significa “vida”, y por ese motivo se escribe con “b” y no con “v”. El estudio de la etimología enriquece el vocabulario y facilita la formación de las palabras compuestas y las familias de palabras. Es imprescindible para el estudio consciente de la Composición. Existen diccionarios etimológicos que presentan un amplio estudio de las palabras desde este punto de vista, por lo que un estudioso del idioma español, especialmente si es extranjero, se beneficiará mucho al adquirir uno de estos y lo estudia con frecuencia.

Anteriormente usamos la palabra Etimología. ¿Por qué no busca en un buen diccionario el significado de esta palabra y su composición? Observa cómo queda la palabra cuando la separamos en sílabas: E-ti-mo-lo-gí-a. Note también la siguiente derivación: Etimo-logía.

Ahora puede analizar etimológicamente las siguientes palabras:

· equidistante · centímetro
· equilátero · cuadrilátero
· milímetro · decímetro

Hablando con convicción y con tacto

http://www.ivoox.com/hablando-conviccion-tacto_md_3023090_1.mp3″

¿Qué implica hablar con tacto y al mismo tiempo con convicción o de forma firme? Significa manifestar prudencia en lo que decimos y cómo lo decimos, considerando cuándo es el mejor momento para expresar una idea, con el objetivo de que nuestros pensamientos no sean tergiversados ni confundidos.

Hablar con convicción

La importancia de hablar con tacto

Cuando nos expresamos con discreción, las personas se muestran más dispuestas a escucharnos. Para poder exigir que las otras personas tengan una actitud positiva, o “abran su mente”, como se dice por allí, nosotros mismos tenemos que dar el primer paso en esa dirección. El resto vendrá como consecuencia de nuestro buen ejemplo. No se trata de manipulación mental y sí de discreción e inteligencia.

El tacto es una habilidad preciosa que debemos cultivar diariamente. Esta no es una cualidad circunstancial, es decir, temporaria; ella es diaria. Nosotros dependemos del buen uso del tacto. No es una cuestión de piel únicamente; es una cuestión de espíritu. El tacto no es temor. Una cosa es diferente de la otra. El temor puede ser perjudicial, pero algunas veces, necesario y beneficioso, dependiendo de cómo nos aprovechamos de este fenómeno natural. El temor nos controla, nos limita y nos hace recordar nuestra condición de humanos. El problema radica en dejarnos llevar por su poder, porque nos puede paralizar cuando menos lo esperamos.

Un fruto de la conducta humana que debemos cultivar es el de motivar nuestros sentimientos, a fin de pensar bien de los otros, mientras discretamente nos cuidamos de no dejarnos llevar por la malicia de aquellos que quieren aprovecharse de nuestros buenos motivos y sentimientos.

Cuando cultivamos el tacto en las relaciones humanas, dejamos que nuestros buenos motivos interfieran directamente en esa forma de tratar a los otros, porque simplemente les deseamos lo mejor. Cuando pensamos de forma positiva, transmitimos buenos motivos, “buenas ondas”, como dicen los jóvenes. En este sentido, somos bondadosos, cariñosos, empáticos. Nuestra habla es agradable, paciente, calma. Si queremos transmitir tranquilidad, tenemos que hablar con  amabilidad.

En este caso, estaremos viendo cómo nuestras ideas irán penetrando cuidadosamente en las mentes de nuestros escuchas, sin haber abusado ni un poco de su confianza. No queremos que nuestra habla se transforme en un motivo de tropiezo, aunque el tropiezo siempre va a estar próximo de nosotros, porque las personas son condicionadas a vivir de forma agitada. Muchos viven a la defensiva, y existen muchos motivos para eso acontecer. Personas egoístas no desean nada de bueno a nadie. Pero nosotros podemos transformar esa mentalidad partiendo de nosotros mismos.

Debemos estar preparados para entender que algunos, por un motivo u otro, van a sentirse ofendidos con nuestras palabras. Si hasta nuestra sola presencia puede incomodar a alguien, imagínese entonces si dijéramos algo. Algunas veces prendemos un fuego en el mundo, sea por nuestra mera presencia o por nuestro discurso. ¿No nos toca a nosotros mismos entender nuestros propios motivos? ¿Por acaso no es triste ver que hasta el mundo, para entenderse, necesita de una guerra para finalmente encontrar la paz? Dudamos de que una guerra produzca verdadera paz, porque la guerra siempre deja heridas abiertas que pueden durar mucho tiempo en ser curadas, hasta siglos. Así que, lo mejor continúa siendo el camino de la paz. Esto es, usar tacto es el mejor camino para evitar conflictos y discusiones sin sentidos.

Al hablar a un auditorio

Cuando nos comunicamos con un grupo o un auditorio, sea al presentar una palestra o un discurso, debemos mostrar mucho más tacto. No estamos hablando con un solo individuo. Nos estamos dirigiendo a un grupo, y el grupo merece respeto. No debemos ‘quemar los cartuchos’, siendo imprudentes con nuestras palabras. Algunas veces contamos con la presencia de nuevas personas que están sentadas. Otras veces, nos comunicamos con personas conocidas, amigos, familiares. Siendo ese el caso, no queremos humillarnos a nosotros mismos, mucho menos a nuestros familiares, ¿no es verdad?

Si somos cuidadosos, buscaremos ser razonables, desplegando amabilidad y apacibilidad. El uso de frases vulgares en público nos puede dejar mal parados y debemos entender que el auditorio puede que no recordar nuestro discurso, pero difícilmente perdonará una palabra o frase chocante, que será, con toda seguridad, recordada por mucho tiempo, hasta por años.

Cómo usar tacto

  • No sermonee al oyente;
  • Antes de hablar, piense en el efecto de sus palabras en el interlocutor;
  • Elogie con frecuencia, sin ser adulador;
  • No muestre un espíritu orgulloso, ni se muestre con superioridad moral;
  • No juzgue a los demás, usted también es humano;
  • Trate de ganar a su amigo, no lo transforme en enemigo;
  • No reaccione rápidamente ni de modo exagerado a los dichos de su amigo;
  • Sea paciente, escuche y controle su habla;
  • No use términos groseros ni ofensivos;
  • Cuide de que sus palabras no tengan dupla interpretación;
  • Procure edificar, no derrumbar.

Lea también el artículo: Enfatizando las ideas principales del discurso. (http://wp.me/p1wrop-Nt)

La letra “ñ” también es gente

La culpa es de los gnomos que nunca quisieron ser ñomos. Culpa tienen la nieve, la niebla, los nietos, los atenienses, el unicornio. Todos evasores de la eñe. ¡Señoras, señores, compañeros, amados niños! ¡No nos dejemos arrebatar la eñe! Ya nos han birlado los signos de apertura de interrogación y admiración. Ya nos redujeron hasta la apócope. Ya nos han traducido el pochoclo. Y como éramos pocos, la abuelita informática ha parido un monstruoso # en lugar de la eñe con su gracioso peluquín, el ~. ¿Quieren decirme qué haremos con nuestros sueños? ¿Entre la fauna en peligro de extinción figuran los ñandúes y los ñacurutuces? ¿En los pagos de Añatuya cómo cantarán Añoranzas? ¿A qué pobre barrigón fajaremos al ñudo? ¿Qué será del Año Nuevo, el tiempo de ñaupa, aquel tapado de armiño y la ñata contra el vidrio? ¿Y cómo graficaremos la más dulce consonante de la lengua guaraní? “La ortografía también es gente”, escribió Fernando Pessoa. Y, como la gente, sufre variadas discriminaciones. Hay signos y signos, unos blancos, altos y de ojos azules, como la W o la K. Otros, pobres morochos de Hispanoamérica, como la letrita segunda, la eñe, jamás considerada por los monóculos británicos, que está en peligro de pasar al bando de los desocupados después de rendir tantos servicios y no ser precisamente una letra ñoqui. A barrerla, a borrarla, a sustituirla, dicen los perezosos manipuladores de las maquinitas, sólo porque la ñ da un poco de trabajo. Pereza ideológica, hubiéramos dicho en la década del setenta. Una letra española es un defecto más de los hispanos, esa raza impura formateada y escaneada también por pereza y comodidad. Nada de hondureños, salvadoreños, caribeños, panameños. ¡Impronunciables nativos! Sigamos siendo dueños de algo que nos pertenece, esa letra con caperuza, algo muy pequeño, pero menos ñoño de lo que parece. Algo importante, algo gente, algo alma y lengua, algo no descartable, algo propio y compartido porque así nos canta. No faltará quien ofrezca soluciones absurdas: escribir con nuestro inolvidable César Bruto, compinche del maestro Oski. Ninios, suenios, otonio. Fantasía inexplicable que ya fue y preferimos no reanudar, salvo que la Madre Patria retroceda y vuelva a llamarse Hispania. La supervivencia de esta letra nos atañe, sin distinción de sexos, credos ni programas de software. Luchemos para no añadir más leña a la hoguera dónde se debate nuestro discriminado signo.
Letra es sinónimo de carácter. ¡Avisémoslo al mundo entero por Internet! La eñe también es gente.

 

Tomado de: http://www.me.gov.ar/efeme/mewalsh/laenie.html

El español será el idioma más hablado del mundo

El español será el idioma más hablado del  mundo

Antes de mediados de siglo, la lengua de Cervantes será la de mayor número de parlantes en el planeta. No obstante, advierten que hay varios aspectos que deben ser mejorados para su enseñanza.

“Las más recientes proyecciones señalan que el español será la lengua más hablada del mundo ya para el 2045”, afirmó Humberto López Morales, secretario de la Asociación de Academias de la Lengua Española, ente que regula la norma de este idioma.
López Morales señaló que la nueva previsión adelantó cinco años el momento en que el español superará al resto de las lenguas del mundo en número de hablantes, respecto de estimaciones anteriores.
Sin embargo, López Morales alertó sobre las falencias de la enseñanza actual del español, que calificó como “catastrófica”. “De nada sirve saber qué es el sujeto y el predicado si no se sabe hablar”, sostuvo al tiempo de señalar que los métodos actuales están demasiado enfocados en la gramática, cuando deberían también hacer hincapié en otros aspectos, como el vocabulario.
En este momento, la lengua de Cervantes es la segunda más enseñada en el mundo como lengua extranjera, sólo superada por el inglés, lo que representa un orgullo para el secretario López Morales. Indicó que tal avance se debe sobre todo por el aumento del número de estudiantes estadounidenses que aprenden español, ya que en los Estados Unidos, ser “bilingüe abre las puertas al mercado de trabajo”.
López Morales hizo estas declaraciones en el marco de la presentación, en San José, Costa Rica, del Diccionario de Americanismos, una obra que registra un “importante caudal” de localismos latinoamericanos. Respecto a este nuevo diccionario, López Morales manifestó que es el resultado de la “ilusión” y de la labor de decenas de académicos de la lengua de todos los países de habla hispana.

Fuente: http://america.infobae.com/notas/7197-El-espaol-ser-el-idioma-ms-hablado-del-mundo

Teoría del Caos y el Efecto Mariposa

Onomatopeya

Onomatopeya. Del griego «onomatopeiía» (compuesto por «ónoma» = nombre y «poieo» = hacer). Imitación del sonido de una cosa en la palabra con que se la designa, por ejemplo las voces de los animales (miau, guau, etc.) Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE), la palabra “onomatopeya” deriva del latín tardío, “onomatopoeia”, y este del gr. ὀνοματοποιΐα.También, tenemos que consiste en:
1. f. Imitación o recreación del sonido de algo en el vocablo que se forma para significarlo. Muchas palabras han sido formadas por onomatopeya.
2. f. U. en algunos casos para referirse a fenómenos visuales; p. ej., tic nervioso, zigzag.
3. f. Vocablo que imita o recrea el sonido de la cosa o la acción nombrada.

El idioma más sexy del mundo


¿Sabías que el español fue considerado el idioma más sexy del mundo?

Pues sí. El idioma español se situó en primer lugar, destronando al titular del idioma más sensual, el francés. El castellano que se habla en Colombia y México ayudaron para acumular puntos y dar la victoria al idioma Español.
Según una encuesta realizada en Facebook por el sitio Lonely Planet, los fonemas se escuchan más sexys en español.
Aunque la lista no sorprende por los puestos que ocupan países como Italia, Inglaterra o Portugal, la gran revelación se la lleva el español que con sus vocales suaves y fuertes, su lirismo, su lexicología, y sus modificaciones a través de los siglos, es, para miles de personas, el acento más bello del mundo.
Los idiomas que encabezaron la lista entre los más sensuales del mundo:
Español
Francés
Irish
Escocés
Australiano
Italiano
Inglés
Portugués
Ruso

http://laprimeraplana.com.mx/2012/09/01/es-mas-%E2%80%9Csexy%E2%80%9D-el-idioma-espanol-que-el-frances/

El discurso y su realización

El discurso es un evento comunicativo social, realizado mediante el empleo de elementos lingüísticos. Articula el enunciado con una situación de comunicación singular, es decir, con la intención del autor, con el oyente o auditorio, con el año, el tiempo o temática determinada, entre otros. Es el mecanismo más efectivo para entablar comunicación con un determinado publico; por ende, debe haber un vinculo previo entre el orador, oyente y auditorio.

Diez consejos para mejorar la enseñanza del idioma español en la escuela

Imagen

Los profesores de español tienen una gran obligación en la hora de impartir sus clases. Evidentemente, ser un buen instructor público no es nada fácil, principalmente cuando no se tiene suficiente experiencia ni condiciones para enseñar apropiadamente. Es natural que usted como profesor, en su período de pasantía, sienta miedo de enfrentar a un grupo de estudiantes y no sepa cómo presentar una materia de forma instructiva, educativa, didáctica.

Uno de los grandes pasos es no auto-discriminarse. Esto es, no piense que no está suficientemente preparado para enseñar a un grupo de personas ansiosas por aprender. El profesor novato debe que entender que él tiene muchísima más experiencia que grande parte del grupo de estudiantes, si acaso hay alguien que sepa más que él en sala de aula. Él tiene estudio, horas/aulas, cursos, prácticas, etc.

Recuerde, un buen profesor nunca deja de ser alumno. Esto quiere decir, él va a aprender en la marcha. El tiempo le va a enseñar dónde están sus errores, competencias y habilidades. Por eso es que usted, querido profesor, nunca debe parar de estudiar, investigar y actualizarse.

Diez consejos para usted ser buen instructor de español son los siguientes:

1. Enseñe con sencillez: Es posible que al tratar algún tema con el que esté familiarizado o no, se le olvide que, para sus oyentes, la materia es novedosa, difícil de entender y que estos conocen poco o nada sobre el asunto. Así que, la idea fundamental es no agobiar a sus estudiantes con un exceso de información, del cual no van a sacar provecho ninguno. Por eso, no deje que el aula llegue a ser aburrida. Reduzca el cansancio de los estudiantes, incentivando la participación de todos. La mejor enseñanza no es aquella donde abundan las palabras y sí aquella donde predominan la humildad y la sencillez.

2. Muestre a los alumnos el valor práctico del idioma español: Presente información veraz que demuestre la importancia económica, social, política, educativa, científica, intelectual, etc., del español para sus estudiantes, a nivel individual y colectivo. Muestre datos estadísticos que respalden su información. Deje claro que aprender otro idioma es beneficioso para el educando. No deje de mostrar que los mejores estudiantes de la actualidad conocen otros idiomas. Luche contra las ideas preconcebidas que tienen los estudiantes sobre el idioma español. Muestre los beneficios personales que se derivan de conocer el idioma. Responda las preguntas: “¿Para qué yo voy estudiar español? ¿En qué me beneficia eso a mí? ¿Qué importancia tiene el español para mí?”

3. Sea humilde e incentive la humildad: Conocer otro idioma es un privilegio, y eso debe quedar claro en la mente de los estudiantes. Para “exigir” humildad de los estudiantes, el profesor tiene que “mostrar” humildad. Usted debe dejar claro que los errores forman parte del proceso educativo y que estos serán corregidos y eliminados a lo largo de los años, pero que eso depende del esfuerzo e interés personal del estudiante. Recuerde, sus alumnos son sus amigos, no sus enemigos. Por eso, usted debe mantener una relación de respeto, categoría y amistad con sus educandos. No presuma, no grite, no humille, no ridiculice, no ofenda.

4. Utilice ilustraciones: Las ilustraciones invitan a la reflexión, despiertan emociones y ayudan a recordar. No es necesario ser un superdotado para usar comparaciones eficaces. Las ilustraciones breves y coherentes son las mejores, van directo a la mente y al corazón de los oyentes. Puede comenzar usando expresiones como: “Ilustremos…”; “Veamos la siguiente ilustración…” De aquí, pase a mostrar el valor práctico de la ilustración y su aplicabilidad en la vida diaria. A modo de ejemplo, podemos ver algunas noticias actualizadas, una fotografía, una imagen o una historia que se aproxime al educando.

5. Use bien las preguntas: Las preguntas sirven para que el estudiante se ponga a pensar. Así, el profesor, al formular preguntas, debe esperar con paciencia las respuestas de los alumnos. No es bueno que se adelante a las respuestas, aunque los alumnos tarden un poco en responder. Como profesor, usted no debe ser exigente ni ridiculizar a los estudiantes. La idea es desarrollar la creatividad, la capacidad crítica del educando, su potencial intelectual, interpretativo y expositivo. Usted debe saber escuchar, dominar el tema y el grupo. Debe evitar polemizar sin propósito. El tema no debe perderse en interpretaciones absurdas, ni en discusiones vacías. No olvide “provocar” la creatividad del estudiante.

6. Enseñe a sus alumnos a leer en español: El secreto para una excelente comprensión e interpretación de textos es enseñar a los estudiantes a leer bien en español. No existe interpretación sin comprensión y para comprender es necesario saber leer. Leer en otro idioma puede ser agotador y angustioso. Usted debe promover la lectura silenciosa, la lectura individual y la lectura colectiva. Algunos textos pueden ser transcritos en un cuadro o proyectados en la pared. Tome la iniciativa de la lectura, mientras sus alumnos siguen su ejemplo. Algunos de los textos a ser ejercitados en casa deben ser cortos, con un tamaño de letra suficientemente grande como para que sean visualizados los detalles de cada palabra.

7. Incentive la escritura de textos en español: Entre más textos en español escriban sus alumnos, más van a aprender del idioma. Por eso, incentive y desarrolle junto con ellos la escritura correcta de los textos. Prepare material escrito y electrónico (audio-lingual) para que sus alumnos practiquen la escritura en casa. Usted debe promover la escritura individual y/o colectiva. Algunos textos pueden ser transcritos en un cuadro, proyectados en la pared para ser copiados o dictados.

8. Use apropiadamente las tecnologías: Enseñe cómo transcribir textos de algunas partes de películas y grabaciones educativas que contengan leyendas. Este es un buen ejercicio que exige mucha atención del alumno. Las escenas de la película puede ser divididas por minutos específicos, para que cada uno, individualmente, pueda tomar nota, sin tener que copiar el trabajo de los otros. Este tipo de ejercicio puede ser hecho en sala de aula, en casa, individualmente o en pares, o conforme el profesor considere apropiado para la educación de los estudiantes. Aproveche las películas, músicas, videos y sus diálogos transcritos.

9. Exagere: Sus alumnos no van a ver la diferencia de pronunciación de muchas palabras que tienen sonidos muy parecidos, mientras usted no los exagera, ni los pronuncia con claridad. Por eso, no sienta miedo en dramatizar sus expresiones faciales. Sus alumnos tienen que entender dónde, en qué momento y por qué se producen ciertos sonidos (fonética). Ejemplo: el profesor solo ayudará a corregir la pronunciación de la letra “r” de los estudiantes extranjeros cuando “exagere” la pronunciación de esta, mientras explica las reglas gramaticales (Ronaldo, carro, rápido, correr, poder, perder).

10. Sea dinámico, alegre: Los grandes estudiosos de la lingüística han descubierto que, cuando el estudio es agradable, dinámico, alegre, los alumnos aprenden más, en menos tiempo y con mayor rapidez. Por eso, haga un estudio sobre el comportamiento de sus alumnos y vea cómo aprovechar la fuerza, la energía y el dinamismo de ellos. Procure que sus estudiantes no se mantengan mucho tiempo sentados. Haga que circulen por la sala de aula, canten, conversen, hagan presentaciones, preparen micro-escenas. Hágalos pensar en el idioma español.