SIELE – Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española

Qué es el SIELE

SIELE es el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española, un servicio de evaluación y certificación del grado de dominio del español a través de medios electrónicos dirigido a estudiantes y profesionales de los cinco continentes.

SIELE

Está promovido por el Instituto Cervantes, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad de Salamanca (USAL) y la Universidad de Buenos Aires (UBA), lo que garantiza estándares de calidad y de buenas prácticas en la elaboración de las pruebas, y el uso de distintas variedades lingüísticas del mundo hispánico.

Asimismo, más de 80 instituciones asociadas en más de 20 países de Iberoamérica con implicación activa en SIELE, que colaboran en la investigación de la enseñanza del español, respaldan la calidad del contenido y aportan materiales didácticos innovadores.

SIELE certifica el grado de competencia en la lengua española a través de cuatro pruebas: Comprensión de lectura, Comprensión auditiva, Expresión e interacción escritas y Expresión e interacción orales; y toma como referencia los niveles establecidos por el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER) del Consejo de Europa.

El SIELE es digital, adaptable, ágil, internacional y de calidad:

  • Digital porque se gestiona íntegramente de forma electrónica. La inscripción, la realización de las pruebas, la información de resultados y la obtención del Certificado o del Informe de calificación funcionan vía internet.
  • Adaptable porque se adapta a las necesidades del usuario. El candidato puede elegir entre certificar su competencia global en la lengua española, o bien en las diferentes actividades de la lengua (leer, escribir, comprender, hablar).
  • Ágil porque obtiene sus resultados y el Certificado o Informe en un plazo máximo de tres semanas, y porque funciona por un sistema de citas con los centros de examen SIELE.
  • Internacional porque, coordinado desde México, Argentina y España, incorpora las variantes cultas del gran mapa lingüístico del español. Cada prueba del SIELE combina, obligatoriamente, un mínimo de tres variedades diferentes del español.
  • De calidad porque lo avalan instituciones prestigiosas como el Instituto Cervantes, la UNAM, la USAL y la UBA, que garantizan estándares de calidad y de buenas prácticas tanto en la elaboración de las pruebas como en su gestión, información y comunicación de resultados.

Veja: https://siele.org/pt/home

 

Anuncios

“Salle”, la palabra imposible del español

La ortografía del idioma español o castellano tiene un problema casi imposible de resolver: el imperativo de “salirle”, que debería ser “salle”. El problema es que no se puede escribir de esta forma, porque de hacerlo  así, tendríamos que pronunciarlo con el sonido de la doble l, es decir, “elle”. Acompañe el audio de Juan Antonio Vásquez, en su programa “El Palabrero”, de RNE.

 

Ortografía de la lengua española

La Real Academia Española, en colaboración con las academias de la lengua española en América y Filipinas (22 en total), publicó en 1999 una edición de la ortografía española que ha estado vigente hasta finales de 2010. En diciembre de 2010 fue presentada una nueva edición ampliada, detallada y minuciosa, donde aparecen las reglas de ortografía que debemos seguir en la actualidad. La ortografía es el conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua.

La ortografía representa el pilar fundamental de la unidad de la lengua. […] Aunque la pronunciación de la lengua española sea distinta, sea por razones culturales, sociales o geográficas, una misma representación gráfica unifica la voz literaria de hombres como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa o Miguel Delibes (OLE, 2010, p. XL).

Ortografía de la Lengua Española 2010
Ortografía de la Lengua Español, 2010.

Vea el texto digital en el siguiente enlace y baje la copia: Ortografía de la lengua española – Edición de 2010

Entre puntos y comas

Punto y coma. 1. Signo de puntuación (;).

Indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada por el punto. Se escribe pegado a la palabra o el signo que lo precede, y separado por un espacio de la palabra o el signo que lo sigue.

La primera palabra que sigue al punto y coma debe escribirse siempre con minúscula (la única excepción se da en obras de contenido lingüístico, donde es común separar con este signo de puntuación los diferentes ejemplos que se ofrecen. Cuando se trata de enunciados independientes, comienza, como es natural, con mayúscula; de este uso excepcional y contrario a la norma existen muchos ejemplos.

2. El punto y coma es, de todos los signos de puntuación, el que presenta un mayor grado de subjetividad en su empleo.

En muchos casos, es posible optar, en su lugar, por otro signo de puntuación, como el punto y seguido, los dos puntos o la coma; pero esto no significa que el punto y coma sea un signo prescindible.

3. Usos

a) Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas:

Cada grupo irá por un lado diferente: el primero, por la izquierda; el segundo, por la derecha; el tercero, de frente.

Se dieron cita el presidente ejecutivo, Francisco Ruiz; el consejero delegado, Pedro García; el vocal, Antonio Sánchez; y el secretario general, Juan González.

Cuando el último elemento de la relación va precedido por una conjunción, delante de esta puede usarse también la coma.

b) Para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que existe una estrecha relación semántica:

Era necesario que el hospital permaneciese abierto toda la noche; hubo que establecer turnos.

Todo el mundo a casa; ya no hay nada más que hacer.

En la mayor parte de estos casos, se podría utilizar el punto y seguido. La elección de uno u otro signo depende de la vinculación semántica que quien escribe considera que existe entre los enunciados. Si el vínculo se estima débil, se prefiere usar el punto y seguido; si se juzga más sólido, es conveniente optar por el punto y coma. También se podrían usar los dos puntos, puesto que casi siempre subyacen las mismas relaciones que expresan estos cuando conectan oraciones.

c) Se escribe punto y coma delante de conectores de sentido adversativo, concesivo o consecutivo.

Como en el caso de pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, etc., cuando las oraciones que encabezan tienen cierta longitud:

Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba.

Si el período encabezado por la conjunción es corto, se usa la coma; y si tiene una extensión considerable, es mejor utilizar el punto y seguido:

Vendrá, pero tarde.

Este año han sido muy escasos los días en que ha llovido desde que se sembraron los campos. Por consiguiente, lo esperable es que haya malas cosechas y que los agricultores se vean obligados a solicitar ayudas gubernamentales.

d) Se pone punto y coma detrás de cada uno de los elementos de una lista o relación cuando se escriben en líneas independientes y se inician con minúscula, salvo detrás del último, que se cierra con punto:

Conjugaciones en español:

— verbos terminados en -ar (primera conjugación);

— verbos terminados en -er (segunda conjugación);

— verbos terminados en -ir (tercera conjugación).

4. El plural del nombre punto y coma es invariable.

Coloque las comas y los punto y coma que considere necesarios en los siguientes enunciados. No obstante, siempre puede recurrirse, para un plural inequívoco, a la anteposición del sustantivo signos: Aquel texto estaba plagado de signos de punto y coma.

Tomado de: Diccionario panhispánico de dudas ©2005. Real Academia Española © Todos los derechos reservados. (Adaptado)

La lucha ortográfica de solo contra sólo

Esta lucha ortográfica de solo contra sólo no parece tener fin. Ya se pasaron algunos años desde que la Real Academia de la Lengua Española – RAE le dio un espaldarazo a la palabra “solo” (sin acento), mientras que le dio la espalda, por lo menos así parece, a la palabra hermana, “sólo” (con acento en la primera vocal).
Pero los pelos no paran de ponerse de punta, porque ciertamente estas palabritas mágicas, “solo” y “sólo” no andan bien juntas, por lo menos eso es lo que nos quieren hacer ver algunos experts.

Sólo o Solo.png
Sólo o solo son palabras que han causado mucho dolor de cabeza a unos cuantos expertos. (Foto: http://www.artificecrea.com)

En este sentido, el Diccionario de Dudas explica lo siguiente:

Sólo, cuando equivalía al adverbio ‘solamente’, solía estar acentuado para diferenciarlo del adjetivo solo, sin tilde, que significa ‘sin compañía’ o ‘en soledad’. Actualmente, se admite el uso de solo, sin acentuación, tanto en el sentido de ‘solamente’ como en el sentido de ‘sin compañía’.
De este modo, solo puede funcionar como adverbio, adjetivo o sustantivo.

En su Ortografía de la Lengua Española, publicada en 2010, la Real Academia Española aconseja no acentuar el adverbio solo, incluso en casos en que pudiera haber ambigüedad. Según la RAE, estos casos deberían poder resolverse por el propio contexto.
En el Diccionario panhispánico de dudas (2005) se explicó otrora:

sólo/solo. La palabra solo puede ser un adjetivo: No me gusta el café solo; Vive él solo en esa gran mansión; o un adverbio: Solo nos llovió dos días; Contesta solo sí o no. Se trata de una palabra llana terminada en vocal, por lo que, según las reglas generales de acentuación, no debe llevar tilde. Ahora bien, cuando esta palabra pueda interpretarse en un mismo enunciado como adverbio o como adjetivo, se utilizará obligatoriamente la tilde en el uso adverbial para evitar ambigüedades: Estaré solo un mes (al no llevar tilde, solo se interpreta como adjetivo: ‘en soledad, sin compañía’); Estaré sólo un mes (al llevar tilde, sólo se interpreta como adverbio: ‘solamente, únicamente’); también puede deshacerse la ambigüedad sustituyendo el adverbio solo por los sinónimos solamente o únicamente.

Así que es una cuestión de tiempo para ver quien se sale vencedor o vencedora en esa lucha cuerpo a cuerpo, marcada a 15 rounds imaginarios. Al final de cuentas, escribir solo (sin acento para todos los casos) es más fácil que memorizar un monte de reglas para definir si es solo o sólo.
Vea: http://lema.rae.es/dpd/?key=tilde;
Diccionario de Dudas: Cómo citar: “Sólo o solo”. En: Diccionariodedudas.com. Disponible en: https://www.diccionariodedudas.com/solo-o-solo/ Consultado: 27 de abril de 2018, 04:45 pm.
Vea también:
https://espanolaldia.wordpress.com/2015/01/28/algunas-reglas-ortograficas-del-idioma-espanol/; https://espanolaldia.wordpress.com/2015/03/16/las-38-palabras-peor-acentuadas-en-espanol/

Por si [no] fuera poco

Un atento ciudadano mostró su preocupación por causa de un formalismo que se está propagando rápidamente en los medios de comunicación social. Esa persona preguntó: «Hace ya un tiempo que oigo la expresión por si no fuera poco en algún programa televisivo. Desde la primera vez que la oí me resultó extraña y pensé que era un cruce entre por si fuera poco y por si no fuese suficiente/por si no bastara. Cuando me decidí a buscar en internet, me sorprendió la cantidad de entradas que hay con esa expresión y, más aún, que no encuentro ninguna referencia de que se trate de un error. ¿Es correcta?»

Slide1

Bien, la RAE explica en la gramática académica que la construcción por si fuera poco (que por cierto es la adecuada), se interpreta como ‘por si no fuera suficiente lo dicho anteriormente’: «Matilde se llevó el auto sin permiso y, por si fuera poco, lo chocó». Es probable que de formaciones como estas surgió la confusión de por si fuera o no poco y se esté utilizando con un no innecesario (o expletivo), queriendo hacer transparente el significado de la expresión.

Vea: https://www.fundeu.es/consulta/por-si-no-fuera-poco/

Escuche el siguiente audio clicando aquí

 

Tratamiento ortográfico de extranjerismos, latinismos y locuciones

La nueva ortografía establece normas que deben seguirse cuando se emplean en textos españoles palabras o expresiones procedentes de otras lenguas, siendo la principal novedad en este sentido la equiparación en el tratamiento ortográfico de todos los préstamos (voces o expresiones de otras lenguas que se incorporan al caudal léxico del español), con independencia de que procedan de lenguas vivas extranjeras (extranjerismos) o se trate de voces o expresiones latinas (latinismos).

De acuerdo con estas normas, los extranjerismos y latinismos crudos o no adaptados —aquellos que se utilizan con su grafía y pronunciación originarias y presentan rasgos gráfico-fonológicos ajenos a la ortografía del español— deben escribirse en los textos españoles con algún tipo de marca gráfica que indique su carácter foráneo, preferentemente en letra cursiva, o bien entre comillas.

Por otro lado, los extranjerismos y latinismos adaptados —aquellos que no presentan problemas de adecuación a la ortografía española o que han modificado su grafía o su pronunciación originarias para adecuarse a las convenciones gráfico-fonológicas de nuestra lengua— se escriben sin ningún tipo de resalte y se someten a las reglas de acentuación gráfica del español:

  • Me gusta mucho el ballet clásico / Me gusta mucho el balé clásico.
  • Juego al paddle todos los domingos / Juego al pádel todos los domingos.
  • La reunión de la asamblea se suspendió por falta de quorum / La reunión de la asamblea se suspendió por falta de cuórum.

Así pues, según la ortografía, y tal como ilustra el último ejemplo, los préstamos del latín solo se escribirán en letra redonda y con sometimiento a las reglas de acentuación gráfica del español cuando estén completamente adaptados a nuestro sistema ortográfico, al igual que se hace con los préstamos de otros idiomas.

Por su parte, las locuciones o dichos en otras lenguas que se utilicen en textos españoles deben escribirse igualmente en cursiva —o, en su defecto, entre comillas— para señalar su carácter foráneo, su consideración de incrustaciones de otros idiomas en nuestra lengua:

  • La historia de María tuvo un happy end de película.
  • Su fama de femme fatale le abrirá todas las puertas.
  • La tensión social fue in crescendo hasta que, finalmente, estalló el conflicto.

Según se establece en la nueva edición de la ortografía, las locuciones latinas (expresiones pluriverbales fijas en latín que se utilizan en todas las lenguas de cultura occidentales, incluido el español, con un sentido más o menos cercano al significado literal latino) deben recibir el mismo tratamiento ortográfico que las provenientes de cualquier otra lengua. Por lo tanto, deben escribirse, de acuerdo con su carácter de expresiones foráneas, en cursiva (o entre comillas) y sin acentos gráficos, ya que estos no existen en la escritura latina:

  • Así fue, grosso modo, como terminó aquel debate.
  • Se casó in articulo mortis con su querida novia.
  • Renunció motu proprio a sus privilegios.
  • Decidieron aplazar sine die las negociaciones.
  • El examen post mortem mostró indicios de envenenamiento.
  • Las grandes potencias son partidarias del statu quo.

Extranjerismos

Referência y adaptación del Diccionario Panhispánico de Dudas

Uso del porqué / porque / por qué / por que

porque-por-que

a) por qué

Se trata de la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué (palabra tónica que se escribe con tilde diacrítica para distinguirla del relativo y de la conjunción que). Introduce oraciones interrogativas y exclamativas directas e indirectas: 

¿Por qué no viniste ayer a la fiesta? No comprendo por qué te pones así.

¡Por qué calles más bonitas pasamos!

Obsérvese que, a diferencia del sustantivo porqué, la secuencia por qué no puede sustituirse por términos como razón, causa o motivo.

b) porque

Se trata de una conjunción átona, razón por la que se escribe sin tilde. Puede usarse con dos valores: Como conjunción causal, para introducir oraciones subordinadas que expresan causa, caso en que puede sustituirse por locuciones de valor asimismo causal como puesto que o ya que

  • No fui a la fiesta porque no tenía ganas [= ya que no tenía ganas].
  • La ocupación no es total, porque quedan todavía plazas libres [= puesto que quedan
    todavía plazas libres].

También se emplea como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por la secuencia por qué

  • —¿Por qué no viniste? —Porque no tenía ganas.

Cuando tiene sentido causal, es incorrecta su escritura en dos palabras. Como conjunción final, seguida de un verbo en subjuntivo, con sentido equivalente a para que:

  • Hice cuanto pude porque no terminara así [= para que no terminara así]. 

En este caso, se admite también la grafía en dos palabras (pero se prefiere la escritura en
una sola):

  • Hice cuanto pude por que no terminara así.

c) porqué

Es un sustantivo masculino que equivale a causa, motivo, razón, y se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal. Puesto que se trata de un sustantivo, se usa normalmente precedido de artículo u otro determinante: 

  • No comprendo el porqué de tu actitud [= la razón de tu actitud].
  • Todo tiene su porqué [= su causa o su motivo]. 

Como otros sustantivos, tiene plural:

  • Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud.

 

d) por que

Puede tratarse de una de las siguientes secuencias:

La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto (el que, la que, etc.): 

  • Este es el motivo por (el) que te llamé.
  • Los premios por (los) que competían no resultaban muy atractivos. 
  • No sabemos la verdadera razón por (la) que dijo eso.  

La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos, sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que:Al final optaron por que no se presentase.

  • Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el proyecto. 
  • Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar. [Véase el Diccionario panhispánico de dudas, s/v porque y porqué].

PORQUE

Ref.: Diccionario Panhispánico de Dudas

Entrevista con el padre de la Teoría del Caos, James Yorke

La imagen más conocida de la Teoría del Caos es la de una mariposa que al batir las alas en Brasil desata un tornado en Texas. Parece una exageración, pero la posibilidad es real y algo similar pasa en casi cualquier aspecto de nuestras vidas. Así lo asegura James A. Yorke, un afable catedrático de matemáticas y física, al que se considera uno de los padres de la Teoría del Caos. http://www.Coveritmedia.com

Los apellidos españoles de origen árabe

Apellidos españoles de origen árabe, es un trabajo de investigación sobre aquellos nombres de familia españoles que se han heredado de los árabes que vivieron en la Península Ibérica cerca de 800 años, formados a partir de su idioma, del árabe hispánico, y de otros dialectos regionales, como el mozárabe, y que se fueron adaptando, latinizando y castellanizando con el correr de los siglos.

Aclaración: En el minuto 1:05, donde se dice “al comienzo del siglo 7”, debe decir “al comienzo del siglo 8” (se trata del año 711 de la Era Cristiana). Fe de erratas.