Al final de cuentas, ¿es español o castellano?

Español o Castellano

Senda confusión esta que crea nuestra maravillosa lengua serventina. Especialmente para los extrajeros, aun persiste la duda por el uso de los términos español y castellano.

Es frecuente que al preguntar por el nombre de la lengua de los hispanohablantes obtengamos dos respuestas: castellano y español. Haga la prueba. Por lo general, empleamos ambos indistintamente; sin embargo, si atendemos a su origen podemos afirmar que entre estos dos términos existe alguna diferencia.

Como sabemos, nuestra lengua tiene su origen en el latín vulgar implantado en la península ibérica (actual España y Portugal) desde el siglo III a. C. y que hacia el siglo VII se irá fragmentando hasta dar lugar a las llamadas lenguas romances: castellano, catalán, gallego, portugués, ente otras.

El término castellano se relaciona con Castilla, reino de la península ibérica, en donde se originó este dialecto y del que tenemos los primeros testimonios escritos en el siglo X. No obstante, no será hasta tres siglos después que el castellano sea reconocido como la lengua oficial del reino de Castilla, lo que aumentará su prestigio y su uso, tanto en el habla cotidiana, como en el ámbito literario y administrativo.

Hacia el siglo XVI, el castellano es ya una lengua reconocida dentro y fuera de la Península y es precisamente fuera en donde nuestra lengua empieza a ser llamada con un nuevo nombre: español o lengua española. El término español, que proviene del provenzal –lengua del sur de Francia–, tuvo acogida entre los hispanos, pues el castellano ya no pertenecía solo a Castilla, sino a casi toda la Península. Además, por esta época, el nombre de la lengua identificaba al lugar en que se hablaba; así, el francés aludía a Francia, el italiano, a Italia, el alemán, a Alemania y, por tanto, el español a la Corona española.

Sin embargo, en España, hay aún quienes no están a favor del término español, pues consideran que excluye a las demás lenguas que se hablan allí: el gallego, el catalán y el vasco, considerándolas como no españolas; por lo que prefieren emplear castellano.

En América, en un principio, se prefirió el término castellano por ser la lengua que trajeron los conquistadores y, además, porque español evocaba el sometimiento a la Corona española, pero, actualmente, ambos términos alternan en el uso.

Para precisar: en un sentido estricto, podemos emplear castellano, por un lado, si nos referimos al habla propia de Castilla y de los castellanos, y por otro, si aludimos a la vertiente histórica de la evolución del idioma; es decir, el dialecto castellano que se originó en el reino de Castilla durante la Edad Media. En un sentido amplio, castellano, se emplea con el mismo significado que español; esto es, para nombrar la lengua común de España y de los países hispanohablantes.

Español, no obstante, es el término que ha alcanzado mayor difusión internacional; incluso, en otras lenguas se traduce como Spanish, espagnol, Spanisch, spagnolo, spanhol, etc. Asimismo, en el campo de la Lingüística, en la enseñanza a extranjeros y en la informática se prefiere emplear español.

En conclusión, dependerá del hablante la elección de uno u otro nombre, aunque es preciso destacar que ninguno desdeña el valor del otro; ambos son igual de válidos.

Shirley J. Cortez González

Español al Día

Powered by Como
Anuncios

3 thoughts on “Al final de cuentas, ¿es español o castellano?

  1. Excelente artículo, tanto por su concisión y claridad expositiva como por unos argumentos que están respaldados por la realidad, quizá sobre todo por lo que se refiere al sentimiento al respecto en las zonas de España donde hay otras lenguas diferentes del castellano (al hablar de este conjunto de lenguas es uno de los casos en que tiene perfecta justificación usar castellano en vez de español). Ese sentimiento tiene un nombre: sentimiento de agravio comparativo. Mi humilde opinión es que, ciertamente, todas las lenguas que hay en España son, obviamente, españolas, pero que no todas son el español: el español sólo es una de ellas: el castellano. Tal vez no esté de más que añada que en la península ibérica no siembre hubo en esta cuestión el maniqueísmo actual, y eso quizá se deba a algo. ¿Qué será ese algo? Eso es ya otra historia. Y además de las de para no dormir, al menos a juicio de quien esto escribe. Gracias por una objetividad que siempre es muy de agradecer, y más en cuestiones algo delicadas como éstas, y saludos cordiales desde el rincón de La Mancha en el que me encuentro, de momento sin liarme a luchar contra los molinos de viento.

    Me gusta

  2. Soy de una ciudad de Perú. Yo quiero mejorar en todos los aspectos de este idioma maravilloso. Creo que esto es un sitio idóneo para aprender, no?☺Excelente. Deberías poner las fuentes o referencias. OK😃

    Me gusta

Su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s