El «ciento por ciento» y el «porciento»

La esquina del idioma
 
Piedad Villavicencio Bellolio
 

El «ciento por ciento» y el «porciento»

Las locuciones «ciento por ciento», «cien por ciento» y «cien por cien» se escriben separadas. La elección de su uso está supeditada a diferentes factores, entre ellos: Cuando se expresa solo una parte de las cien unidades, se recomienda la forma «por ciento» o el respectivo símbolo (%), como en estos ejemplos: «El 50 por ciento de estudiantes universitarios del Ecuador…»; «El 90 % de los habitantes…». En estos casos no es apropiado el empleo de la grafía «cien», tampoco se debe usar esta forma en la pronunciación del símbolo. Por lo tanto, no se considera correcto decir o escribir, por ejemplo, «el 30 por cien».

Cuando el contexto no se refiere a una proporción, sino que indica totalidad se pueden emplear de manera indistinta las formas «ciento por ciento», «cien por ciento» y «cien por cien». Ejemplos: «Adquirió el ciento por ciento de las acciones…»; «Aumentó al cien por ciento la entrega de becas…»; «Se cubrió el cien por cien de las plazas administrativas».

No hay que confundirse con el nombre «porciento», que se presenta en una sola palabra y es sinónimo de ‘porcentaje’. Suele emplearse en Puerto Rico y otras zonas caribeñas, así: «El asistente tiene un porciento fijo por su participación».

La Ortografía de la lengua española recomienda que el símbolo se escriba separado de la cifra: el 20 %. También dice que no se separen en líneas diferentes los elementos que constituyen la expresión de los porcentajes, se escriban con cifras o con palabras. Aunque las particiones al final del renglón se ejecuten por medio de programas informáticos, hay que procurar que estas fórmulas no queden así: 3 / %, tres / por ciento, tres por / ciento.

La locución «por ciento» puede usarse con cifras o con palabras (diez por ciento, 10 %), pero el símbolo solo admite cifras (12 %); en consecuencia, la grafía «doce %» es incorrecta. (Actualizado de La esquina del idioma de 28/06/2015). (F)

FUENTES: Diccionario panhispánico de dudas (2005), Ortografía de la lengua española (2010) y Diccionario de la lengua española (2014), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

 

Anuncios

Su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s